Marca de Hecho, un Derecho

Marca de Hecho, un Derecho

La MARCA DE HECHO es una institución jurídica relativamente joven en el derecho argentino pero que, en los últimos años, ha adquirido más importancia A tal punto los Tribunales otorgan medidas cautelares para impedir el uso indebido de dichas marcas por parte de terceros, asimilándolas a las marcas registradas.

La existencia de mayor cantidad de casos resueltos por los Tribunales argentinos y la introducción de nuevas y más poderosas herramientas cautelares, como son las medidas innovativas basadas en el artículo 50 del ADPIC-Trip’s, hacen necesario conocer los límites de las marcas de hecho y tratar con prudencia sus alcances.
En los conflictos que se suscitan con relación a estas marcas, normalmente hay cuestiones delicadas de competencia comercial entre empresas que han adoptado marcas similares.
Teniendo en cuenta que la marca de hecho no es una marca registrada, pero recibe efectiva protección del sistema legal similar a la que goza la marca registrada, en mérito a su uso previo.  Pero para que una marca resulte totalmente protegida por el sistema legal marcario la misma debe estar registrada. Con su registro, el titular de la marca tiene a su disposición todas las herramientas legales para lograr la exclusión de terceros del uso de su marca.

Una fuente de conflictos marcarios de difícil solución y que involucra el concepto de marca de hecho, es la determinación del momento exacto en el cual su titular comienza a adquirir sus derechos. El sistema atributivo argentino soluciona este problema otorgando el mejor derecho a quien solicita primero la marca y obtiene su concesión por medio de un registro formal realizado ante el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial (INPI).
Los Tribunales han otorgado a la marca de hecho – en muchos fallos – un efectivo grado de protección, admitiéndose efectos muy similares a las marcas efectivamente registradas. Así, en muchos casos, se ha concedido la anulación de los registros que violaban sus derechos. También se han otorgado medidas cautelares en contra de infractores a dichas marcas sin registro. Estas decisiones judiciales tendieron a proteger el uso de buena fe en contra de aquellos que pretendían beneficiarse con la marca o con la clientela ajena.

La jurisprudencia más importante en la materia y con fuerza legislativa ha sido el caso ‘Fromageries Bel c/ Ivaldi’.
Esto determinó que, para fundar decisiones a favor de marcas de hecho, los Jueces basen sus fallos en normas ajenas al derecho marcario, como es el artículo 953 del Código Civil, el 159 del Código Penal o remitiéndose a los principios generales del derecho en cuanto a que el acto de registro con un fin ilícito, en contra de la moral y de las buenas costumbres. Los Jueces entendieron que la nulidad de marcas estaba reservada para aquellos casos denominados “piratería de marcas”, en los cuales el registrante realiza la solicitud con un fin meramente especulativo y sin ninguna explotación real de la marca, donde se evidencia el objetivo ilícito de lucrar con la fama o clientela ajena.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.