Hacia una marca inteligente

Hacia una marca inteligente

En el mundo de las empresas es frecuente ver el fenómeno de la piratería, el uso indebido de una marca conocida, como en la imitación, que consiste en hacerle algunas variaciones a una original para utilizarla como propia. Sin embargo, esta práctica no justificada demuestra que hay una clara conciencia de la importancia de la marca, en la generación de valor agregado en los productos que la identifican frente a los ojos del consumidor. Por eso, los “empresarios piratas” se cobijan en marcas que ya se han posicionado en el mercado y que por lo tanto les asegura el éxito comercial para sus productos.
Las bondades del producto o servicio que sustentan la marca, tendrán que mantenerse y perfeccionarse a lo largo del tiempo, con un sentido estratégico de competitividad empresarial. Aceptar ese compromiso es inherente al papel que debe asumir todo empresario con auténtica responsabilidad social. El que quiera ir creciendo con su empresa y desarrollando sus marcas debe protegerlas como marca registrada, ya que es una herramienta fundamental para la competitividad empresarial.

Partimos de la premisa que hoy en día es imposible comprar o vender un producto o prestar servicios sin que estén identificados con una marca. Para comprobar esto basta con hacernos la siguiente pregunta: ¿Al momento de adquirir un producto o un servicio, cuál es el factor más importante en nuestra decisión de elección?
En el pasado el consumidor promedio evaluaba el precio y la calidad del producto o servicio como únicas variables para orientar su elección. Sin embargo, cuando el consumidor no contaba con los signos que le transmitían información acerca de la procedencia empresarial del producto, se le tornaba, en algunos casos, muy costosa la calidad del producto (en términos de tiempo y dinero) pues muchas veces esta característica no se podía apreciar a simple vista.

Actualmente, la variable “calidad” es informada directamente por la marca (haciendo más fácil para el consumidor la elección del producto), conjuntamente con otros elementos de valor que ese signo enuncia y transmite al consumidor, como por ejemplo, la forma particular de elaboración del producto, una tradición, un lugar de origen y otros elementos que hacen del producto único, muchas veces.
La marca y todo lo que ella transmite, en muchos casos, será la variable que defina la elección del producto o servicio.

No dude en registrar su marca

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.